24 de junio de 2016

Inmigrantes europeos luego del referéndum: ¿Y ahora qué?


Image result for eu referendum
© Parliament.UK


El resultado del referéndum en el Reino Unido celebrado ayer a favor de separarse de la Unión Europea (por una mínima diferencia: 51,9% contra un 48,1%) deja una clara sensación de incertidumbre sobre el futuro de Gran Bretaña. En especial, la inmigración y la seguridad social, dos de los grandes temas que se convirtieron en bastión de discusión en este debate, serán cuestiones a seguir atentamente en la ejecución de lo que será un largo y arduo proceso de transformación.
Las consecuencias reales y prácticas de este resultado para los ciudadanos europeos en el Reino Unido aún se desconocen, y quedará en manos de quienes lideraron las campañas por el llamado “Brexit” decidir cómo se implementará este complejo cambio.
Sin embargo, eso no significa necesariamente que tendrán la última palabra. Debemos prepararnos para un prolongado y agitado debate político donde tanto ciudadanos como organizaciones sociales deberán ejercer su voz y voto para asegurar y respetar los derechos de todos los habitantes en el Reino Unido. Los alrededor de 3 millones de europeos residentes en Gran Bretaña deberán seguir de cerca las decisiones políticas tomadas. Porque de esta gran población inmigrante, casi un millón y medio llegó antes de 2006, casi un 78% tiene empleo y está íntegramente asentada, habiéndose ganado un  valioso lugar en la sociedad británica. Durante la campaña se aseguró que para estos ciudadanos no habrá grandes cambios. No obstante, preocupa la situación para aquellos inmigrantes que no tengan empleos estables o que debido al referendo terminen perdiendo sus trabajos.
Para Escocia, sin embargo, el resultado a favor de permanecer como miembro de la Comunidad Europea puede resultar tanto positivo como confuso. En Escocia, el voto ha mostrado una contrastante realidad en relación al resultado en Inglaterra y Gales, con la posible consecuencia de un segundo referéndum por la independencia de Escocia. Tanto si esto sucede como no, es importante destacar que la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, ha dicho esta mañana en conferencia de prensa que todos los ciudadanos europeos son bienvenidos en Escocia y que su contribución es valorada. En el contexto del debate sobre la demonización de la inmigración, tan fuertemente defendido por la campaña  liderada por “Brexit”, estas palabras son más que bienvenidas por una comunidad que se siente hoy confundida y dolida.
El Club Soletes-Familias en Glasgow, como organización no-gubernamental que apoya a la comunidad hispana en Glasgow se compromete a seguir acompañando más que nunca a sus miembros en los próximos años, ofreciendo un espacio de diálogo e información para las familias y de educación y juego para los niños.
En los próximos meses, iremos informando sobre los cambios que se vayan anunciando e implementando a través de nuestra biblioteca rodante (la biciteca) y nuestras redes sociales.
Lo importante es saber que a pesar de este resultado, podemos levantar nuestras voces para asegurar que los derechos de los inmigrantes sean respetados y poder proteger nuestra libertad de movimiento, uno de los derechos fundamentales de todo ser humano.