7 de abril de 2014

Manualidades para torpes: botellas de plástico.

Me da rabia tirar botellas de plástico, pero tampoco me gusta conservarlas para hacer algo horrible. Aquí van algunos usos interesantes que requieren poco trabajo por nuestra parte y que pueden quedar muy bien con ayuda de nuestros creativos hijos.

Servilletero
Hecho con una botella de zumo marca de supermercado y tijeras. Se puede mejorar mucho dándola a un niño con un poco de pintura o pegatinas o botones, cuerdas y pegamento.

Invernadero
Mi hija tiene como proyecto de guardería germinar y cuidar de una planta.
La misma base de botella que usamos como servilletero más arriba, una vez invertida puede ser un pequeño invernadero que, cuando la planta crezca, se convertirá en una maceta transparente para ver cómo funcionan las raíces.


Imanes de nevera
Tampoco los tapones se libran del reciclaje creativo. Papel, colores, pegamento y un imán es lo único que necesitamos para decorar el frigorífico de forma personal y creativa. El sol, la luna, una flor, un pez, caramelos, una cara sonriente, una araña ... con dos y un clip sujetapapeles hasta podemos hacer gafas o racimos de cerezas, con varios pegados los unos a los otros construimos hormigas, trenes o muñecos de nieve. Las posibilidades son infinitas.
Herramientas de juguete
Esta es la única idea que aún no he probado, pero que tiene una pinta estupenda, sobre todo ahora en primavera cuando empezamos a hacer más actividades de jardín.

Apenas necesitamos una botella de leche (algunas de zumo también sirven) y una tijera o cuchilla.

Cortar plástico no es fácil, así que si estos juguetes van a ser usados por niños pequeños es mejor limar un poco por donde pasemos la tijera.