28 de enero de 2014

Ver Escocia con niños: New Lanark

New Lanark , a orillas del río Clyde, es un pueblo reconocido Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Ha sido el hogar de soñadores y visionarios durante más de doscientos años. Hoy es el lugar perfecto para una visita de día con los más pequeños.

New Lanark está a 45 minutos en coche de Glasgow. Hay un aparcamiento gratuito en el exterior del pueblo. Sólo se autoriza aparcar en el centro a los visitantes minusválidos. Hay servicio de autobús desde Lanark, a dos kilómetros de distancia. Lanark también tiene una estación de tren con salidas a Glasgow cada media hora.

Todo el pueblo es accesible en silla de ruedas (que se puede pedir prestada) y los museos cuentan con guías en veintiséis idiomas, letra grande y braille.

New Lanark Roof Garden
La aldea se fundó en 1785 para dar residencia a trabajadores de la industria algodonera, que aprovechaba la energía de los rápidos y cataratas del río Clyde para hacer funcionar sus molinos. Con las ganancias de la tienda del pueblo se creó la primera guardería de la Historia y un colegio donde los niños asistían hasta los diez años, o hasta los doce si querían. El castigo corporal estaba prohibido. Grandes personalidades visitaban las fábricas para comprobar la viabilidad de una industria rentable con una fuerza de trabajo satisfecha. New Lanark se convirtió en el símbolo del socialismo utópico.

En su apogeo, la población llegó a los 2.500 habitantes, pero fue disminuyendo con la llegada de métodos industriales más mecánicos. En 1968, la última fábrica cerró.

Catarata Cora Lynn, una de las que abastecen de electricidad a New Lanark
En 1975, se fundó el New Lanark Conservación Trust. Las turbinas de 1929 vuelven a aprovechar los rápidos del Clyde para -con la ayuda de una central hidroeléctrica- abastecer de energía renovable al pueblo y parte de los alrededores.

Para los más pequeños,el pueblo ofrece una terraza jardín de original diseño y espectaculares paseos pro la reserva natural "Falls of Clyde", que además tiene un centro de visitantes interactivo en el que ver, jugar y (quizá) aprender sobre la fauna de la zona. Para los más mayores, en el Annie McLeod Experience ride, el fantasma de Annie les enseñará cómo era la vida de una niña en 1820. Los museos interactivos de la casa del fundador de New Lanark (Robert Owen) y la escuela reforzarán la experiencia

El molino más antiguo, hoy hotel y spa
Hay un cómodo hotel con spa (el New Lanark Mill Hotel), apartamentos de vacaciones gestionados por el hotel (el Waterhouse), un albergue juvenil de la Scottish Youth Hostels Asociación, varias tiendas y una cafetería.  La cafetería ofrece un menú variado, hecho con productos locales o de comercio justo y a precios muy razonables. Todas las instalaciones se abastecen de la energía renovable de los rápidos del Clyde. Los molinos de lana han vuelto a cardar, aunque ahora es lana local disponible en la tienda del pueblo.